Los Borbones y la primera ley italiana de protección del paisaje

De Federico Quagliuolo

los derecho al paisaje y belleza natural, uno de los principios fundamentales de nuestra Constitución, encuentra la tuya orígenes en uno antiguo Ley de Fernando II de Borbón. Este es el Rescripto del 19 de julio de 1841, seguido de otras adiciones posteriores.
decir que fue benedetto croce en persona, cuando impulsó la ley 778 de 1922, la primera ley italiana que estableció el derecho al paisaje y creó una primera protección para los edificios de interés histórico. Una legislación que ha sido en vigor hasta 2009, durante casi noventa años.

Panorama de Nápoles desde Suor Orsola
El panorama de Nápoles desde Suor Orsola Benincasa, foto de Federico Quagliuolo

Una innovación borbónica

El filósofo abruzense explicó en su informe al parlamento que, antes de formular el texto de la ley, había realizado numerosas investigación histórica en los archivos de los estados anteriores a la unificación. Y había localizado tres rescriptos borbónicos que, de hecho, anticipó la legislación recién aprobado en el Parlamento (literalmente: "nada nuevo, por tanto, se ha ideado en este reglamento"). Además, los reglamentos del Reino de las Dos Sicilias, tras la unificación de Italia, fueron transcrito en el reglamento del Municipio de Nápoles.

benedetto croce
benedetto croce

La ley promovida por Croce titulada "Para la protección de bellezas naturales y edificios de interés histórico”Fue por lo tanto una innovación en la historia de Italia, pero ya se conocía desde hacía casi cien años en Nápoles.

“El paisaje es la representación material y visible de
Patria "

benedetto croce

En los sueños del legislador, la ley 778/22 habría sido el primer paso hacia una protección de las bellezas de Italia. De hecho, por primera vez se convirtió en un derecho a ser protegido la oportunidad de disfrutar de vistas cargadas belleza e historia.

El fascismo, que se impuso unos años después, siguió trabajando en una regulación del patrimonio cultural. Durante e inmediatamente después de la guerra todo cambió. Una regulación moderna llegará recién en 1975, con el nacimiento de las superintendencias. El caos de la construcción en toda Italia, sin embargo, en ese momento ya no se contaban. Y muchas vistas de Nápoles ya no estaban.

Antes de la Ley de la Cruz, los constructores tenían un alto grado de libertad en la construcción de edificios, incluso porque la propiedad privada se consideraba un bien de primera importancia. Así lo demuestran los numerosos trabajos que le cubrieron barrios antiguos de Nápoles, como la construcción de Santa Lucía, Galería Umberto Y Corso Umberto, o incluso la propuesta de demolición del Castel dell'Ovo durante el Rehabilitación.

Panorama de Nápoles desde el Scudillo
Vista del Scudillo. Hoy en las colinas de Aminei ya no hay ningún mirador, todos han sido cubiertos por edificios.

Una ley muy moderna

El principio esbozado por la primera regla de Fernando II de Borbón fue extremadamente innovador para la época: en el Reino de las Dos Sicilias el concepto de propiedad privada tenia que ser limitado desde la derecha para disfrutar de la vista, considerado un "servidumbre publica" más importante. En la práctica, el derecho de las personas de disfruta de la belleza natural era más importante que el derecho de un particular a poder construir sobre él.

Tanto es así que, en el rescripto del 19 de julio de 1841, se se prohíbe la construcción de edificios demasiado altos en el área de Mergellina, Posillipo, Capodimonte y Campo di Marte (ahora Capodichino), “que le quitó las comodidades de la vista“.

Otro pasaje importante, que testifica la extrema atención de Fernando II y la corte de Nápoles por el paisaje, fue el Rescripto del 31 de mayo de 1853.
En esta disposición se sentaron las bases para la construcción de una nuevo camino para conectar rápidamente Vomero con Chiaia: la primera "carretera de circunvalación" en Italia. En ese momento se llamaba Corso Maria Teresa, después de 1860 se convertirá en Corso Vittorio Emanuele.

En regulación borbónica, explica Croce, la máxima atención que los ingenieros debieron poner en el protección del paisaje: los edificios no deben en modo alguno entorpecer el disfrute de las vistas. De hecho, la historia fue así: Corso Vittorio Emanuele es una calle que conserva muchas vistas panorámicas Justo en la parte más antigua.

Fernando II de Borbón
Fernando II de Borbón

Italia tardó en adaptarse

la legislacion de Reino de Cerdeña no era muy sensible con el tema del paisaje y esto "Desventaja"También fue transferido al Estado italiano. Duró unos 60 años después de la unificación de Italia: hasta 1922, de hecho.

Las batallas más acaloradas para proteger el patrimonio cultural del estado provinieron de las regiones de Italia más sensibles al patrimonio histórico. Sobre todo, Campania, Lazio y Toscana estaban en primera fila.

En Nápoles hubo una interesante aportación del jurista Giuseppe Lustig, que escribió un artículo en la revista "Il Filangieri" en el que explicaba que los edificios antiguos también deben ser protegidos.

Antes de ley cruzada fueron rechazados decenas de propuestas en el parlamento por proteger el paisaje y el patrimonio cultural, todo adelantado por diputados del calibre de De Sanctis, Nitti, Molmenti, Rosadi. Propio Juan Rosadi, orgulloso exponente de la Toscana, fue uno de los más ardientes promotores de la protección del patrimonio cultural y, junto con Croce, celebró la ley de 1922 después treinta años de batallas en el parlamento.
La batalla por la protección de los paisajes entró en su clímax a finales del siglo XIX, al igual que la obra de Rehabilitación. Sin embargo, todas las propuestas terminaron en una nada hecho porque en ese momento el parlamento creía más importante es el derecho a pleno disfrute de la propiedad privada. Insertar restricciones a la construcción, por lo tanto, habría sido una "violencia" contra los derechos de los propietarios.

Rascacielos del Centro de Negocios Spaccanapoli
Los rascacielos del Centro Direzionale: ¿qué habría pensado Fernando II de ellos? Foto de Federico Quagliuolo

Un precedente siciliano

En realidad, la legislación sobre protección del patrimonio cultural es aún más antigua y se remonta a los tiempos de Carlos de Borbón. De hecho, un interesante precedente se encontró en el interesantísimo estudio de la Universidad Ca' Foscari de Venecia. Tienes que ir a cavar archivos de 1745, cuando la orden del Patrimonio Real de Sicilia declarados los bosques de las laderas delEtna y las antigüedades de Taormina. Probablemente fue uno de los primeras normas para la protección del paisaje en Italia.

La historia nos enseñará que la ley sobre protección del paisaje era tan noble como, por desgracia, poco aplicado después de la guerra, como nos enseña la película"Manos en la ciudad". Con todo respeto a Fernando II de Borbón y Benedetto Croce.

-Federico Quagliuolo

Para saber mas:
La ley se puede encontrar en esta dirección web: https://www.eui.eu/Projects/InternationalArtHeritageLaw/Documents/NationalLegislation/Italy/leggen778del1922.pdf
El estudio de la Universidad Ca' Foscari de Venecia, detallado y muy en profundidad:

Otras fuentes:

http://www.patrimoniosos.it/rsol.php?op=getarticle&id=506
http://www.tangenzialedinapoli.it/it/chi-siamo/la-storia
http://www.sbapbo.beniculturali.it/index.php?it/100/un-po-di-storia#:~:text=657%20del%2014%20dicembre%201974,Ambientali%20e%20Architettonici%20dell’Emilia.

¡Conviértete en partidario!

¡Con una pequeña contribución, mantendrá vivo el sitio de difusión cultural más grande de Campania! Muchas ventajas para ti

Deja un comentario

error: AVISO: ¡No puedes copiar el contenido!